BUSCADOR

Día del Niño: claves para reconocer la seguridad de los juguetes

En esta fecha especial, es importante recordar que, a la hora de cuidar la salud de los más pequeños, se deben elegir productos que tengan una marca de seguridad.

 

 

En el marco del Día del Niño resulta oportuno destacar la importancia de adquirir juguetes que cuenten con una marca de seguridad, la cual debe estar presente en cada producto, indicando, precisamente, que no presenta riesgos para la seguridad y salud de los niños.

En ese sentido, se recomienda al consumidor buscar en cada juguete el rotulado de seguridad que se simboliza mediante la “S” relativa a la Secretaría de Comercio de la Nación (Resolución N° 163/2005). Esta marcación garantiza que el juguete obtuvo una certificación de sus características constructivas y de diseño que permite considerarlos más seguros. 

El Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM) es reconocido por el Estado como Organismo de Certificación autorizado para verificar el cumplimiento de las normas sobre la seguridad en los juguetes y el contenido de ftalatos (sustancia utilizada en determinados plásticos), así como para extender el correspondiente certificado. Asimismo, IRAM verifica el cumplimiento de las exigencias del Ministerio de Salud de la Nación para juguetes y artículos de puericultura, siempre que contengan una o más partes fabricadas con material susceptible de ser plastificado con ftalatos (PVC en juguetes y artículos de puericultura, como tetinas, mordillos y chupetes).

Con la finalidad de que la seguridad de los juguetes alcance a la mayor cantidad de productos posible, desde IRAM colaboramos con un programa de inclusión económica junto a la Secretaría de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, certificando emprendimientos de personas en situación de vulnerabilidad. De esta manera, evaluamos que los productos cumplan con todos los puntos de la norma de aplicación, y en ese caso, otorgamos la certificación de seguridad, realizando posteriormente, a los 90 días, un seguimiento de los mismos para verificar que se mantengan los estándares de seguridad. De esta iniciativa participan, a su vez, el laboratorio LENOR, realizando los ensayos, y la consultora Siqat, que facilita a los artesanos la guía que deben seguir y realiza el diagnóstico inicial.